Arrebato: Furia

Muchas son las obras del cine, el teatro y la literatura que sin tapujos ni enmascaramientos han denunciado pasajes de la historia y del pensamiento que han intentado someter a personas e ideas por el simple factor de contradecir lo establecido y pretender abrir la mente a un futuro mejor cuyo máximo exponente tiene en la libertad su valor más preciado.
En su narrativa han elaborado escenas en las que los dos mundos se enfrentan y el protagonista construirá un arrebato para argumentar con la fuerza de la razón los motivos que le llevan a defender una causa justa y libre. Es el mensaje que, aunque pueda parecer demasiado transparente y moralizador, nunca nos deja indiferentes, a pesar de las diferentes interpretaciones sometidas a la época de realización o bajo un punto de vista más moderno. En cualquier caso todo parece indicar con la perspectiva del tiempo que la experiencia ni se aprende ni se hereda y si algún valor prevalece es la integridad, aunque muy pocos entiendan lo que representa.

FURIA (Fury)
Dirigida por Fritz Lang. EEUU. 1936. Con Spencer Tracy (Joe Wilson) y Sylvia Sidney (Katherine Grant). Guión de Bartlett Cormack y Fritz Lang sobre una historia de Norman Krasna.
Joe Wilson. Un hombre encarcelado por equivocación, que debería haber muerto en un incendio provocado por una sanguinaria masa, consiguió sobrevivir. Para todos es un hombre muerto. Joe intentará que los que le iban a linchar corran con la misma suerte de la que él milagrosamente escapó. En la sombra,  utilizando a sus hermanos y ocultando la verdad a su desconsolada prometida,  consigue que se celebre el juicio contra los 22 ciudadanos identificados en el linchamiento por los noticiarios. Cuando el veredicto está cerca, su novia descubre la verdad y le pide que aplaque su furia y atienda a su conciencia de hombre justo.
Juez: Señoras y señores del jurado, ¿se han puesto de acuerdo sobre el veredicto?
Miembro del jurado: Sí, señoría.
Juez: Entreguen el veredicto al alguacil.
Secretario (lee el veredicto): Nosotros el jurado, en el caso del pueblo contra los demandados por el asesinato de Joseph Wilson se resuelve del siguiente modo. Jasper Anderson, inocente. Gilbert Clark, inocente. Richard Durkin, culpable. Walter Dubbs, culpable. Kirby Dawson, culpable. Frederick Garret, culpable. Walter Gordon, culpable.
Walter Gordon (se levanta y protesta): ¡No, no! No lo soy. ¡Yo no! Soy inocente.
Se levantan los demás acusados para protestar. Uno de ellos aprovecha el tumulto para huir por el pasillo pero se detiene ante la fantasmagórica aparición de Joe Wilson, vivo cuando todos le daban por muerto, que se acerca hasta la tribuna del juez.
Alguacil: ¡Orden en la sala!
Joe Wilson: Señoría, soy Joseph Wilson.
Juez: Siga.
Joe Wilson: Sé que al venir aquí he salvado la vida de estas 22 personas. Pero no es la razón por la cual he venido. No me importa salvarlos. Son unos asesinos. Sé que la ley dice que no lo son porque yo aún estoy vivo. Pero esto no es su culpa. Y la ley no sabe que muchas cosas que eran muy importantes para mí, cosas tontas, tal vez, como creer en la justicia, y que los hombre son civilizados y un sentimiento de orgullo de que mi país era distinto a los demás. La ley no sabe que esas cosas se quemaron en mí esa noche. Hoy he venido aquí por mí mismo. No podía soportarlo más. No podía dejar de pensar en ellos, día y noche. Y no me creí a Katherine cuando dijo… Katherine es la mujer que iba a casarse conmigo. Tal vez algún día cuando haya pagado por lo que he hecho, tendré la oportunidad de empezar de nuevo. Y entonces tal vez…
Facebook
Twitter
LinkedIn

Leave a Reply