Los soñadores de aventuras

Percey-Fawcett

Hay más soñadores de aventuras que aventureros. Durante siglos el mundo estaba lleno de lugares por descubrir,el afán de aventura hacia lo desconocido y los mismos sueños por los logros conquistados y las ganancias posteriores de fama, éxito y beneficios, hacían emerger un perfil de personas dispuestas a hacer de su vida una aventura que en ningún caso podía encontrar en dicha civilización. También es verdad que si bien los pioneros eran gente vinculada a una cierta burguesía y tenían al alcance recursos para invertir o bien sabían donde los podían encontrar, hay que decir que el grueso de aventureros que muchas veces estaban bajo las órdenes de primeros, eran gente humilde y desgraciada para los que la aventura era una salida digna a sus problemas, al igual que lo era hacerse soldado, pero no todo el mundo era partidario de asociar la aventura con matar personas.
En la medida que los lugares más inalcanzables han sido descubiertos o han perdido su virginidad, la aventura se está convirtiendo en competición, ya no es subir el Everest, lo es subir sin oxígeno y si ya se ha hecho , subir en solitario y si ya se ha hecho, subir por la cara virgen o elegir las peores condiciones atmosféricas. Nada que ver con los pioneros de la aventura que si bien tenían también sus porqués personales, el hito más importante era el descubrimiento de un lugar desconocido por el mundo civilizado. América ya estaba descubierta por sus habitantes antes de que llegara Colón. Y también estaba ligado a la cartografía, el hecho de elaborar un mapa detallado donde antes había la palabra  desconocido.
Los soñadores de las aventuras de los grandes aventureros formamos un gran grupo de seguidores que devoramos material bibliográfico de las mil y una aventuras que se han forjado en los últimos doscientos años, desde los aventureros de los polos, los del desierto, las selvas o los mares que han mitificado personajes y que han formado parte de la cultura y que han confirmado que el ser humano está hecho de una materia increíble, porque no puede ser de otra manera que alguien que ha sobrevivido a un infierno, cuando se recupera, vuelve a hacer lo imposible para volver, como así ha ocurrido reiteradamente.
Nombres que se han convertido exploradores de lo imposible, referido a los lugares exteriores, pero también los más interiores o intangibles como el alma, porque donde no llega el cuerpo, la mente ha sido protagonista del peor momento de la aventura.Para los que no están habituados al tema o quieran introducirse, recuerden nombres como Herzog, Shackleton, Amundsen, Scott, Burton, Speke, Stanley, Livingston, Heyerdahl, Fawcett … y espacios como el Himalaya, la Antártida, el Polo Norte , el Polo Sur, las fuentes del Nilo, la isla de Pascua, el Amazonas …
De este último, el explorador británico Percy Fawcett, desaparecido en el Amazonas en 1925 en su enésimo intento de localizar el mito de El Dorado, es una de las aventuras que más fascinó en su época y si no ha tenido más eco lo es porque su desenlace se convirtió en un misterio sin resolver, no sólo para averiguar su desdicha, sino también si había llegado a encontrar El Dorado. El misterio se ha alargado desde entonces por varios especialistas y ha fomentado que un puñado de exploradores se aventuraran en diferentes expediciones con el objetivo de responder a las preguntas abiertas y, como no debe ser diferente, buscar el éxito y la fama. La mayoría de estas expediciones no sólo fracasaron, sino que vieron desaparecer también a sus miembros en la selva, formando parte casi de una maldición.
Un periodista de la revista The New Yorker, David Granna, ha publicado “La ciudad perdida de Z”, en el que explica toda la historia de Percy Fawcett así como su propio intento de meterse en el Amazonas y seguir la misma ruta del desaparecido con el fin, más de 80 años después, de desvelar el misterio.
Una nueva perla bibliográfica por soñadores de aventuras.
Para terminar decir que indirectamente la figura del explorador Percy Fawcett no es desconocida por el gran público, porque fue inspiradora del gran personaje y explorador de ficción Indiana Jones, como también lo fue para Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes, que escribió El mundo perdido, sobre la existencia de un mundo prehistórico en el Amazonas, que después de muchos reciclajes se convirtió en Jurásico Park. Y lo que tienen estas cosas, no siempre incluyen las fuentes originales.

LA CIUDAD PERDIDA DE Z. DAVID GRANNA.
GRANDES EXPLORACIONES GEOGRÁFICAS. PAUL HERRMANN.
PIONEROS DE LO IMPOSIBLE. JAVIER JAYME.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Leave a Reply